En picada la refinería de Ciudad Madero

La producción de la Francisco I. Madero es la más baja de todo un siglo, por lo que actualmente sólo procesan 18 mil barriles diarios de petróleo.

Ciudad Madero, Tamps.- Al tiempo que la producción de petrolíferos cae a mínimos históricos en la refinería Francisco I. Madero, el petróleo y el gas natural registran su producción más baja, en los ductos de Tamaulipas las ordeñas o tomas clandestinas continúan surgiendo a un ritmo de una cada siete horas, según datos de Petróleos Mexicanos.

La industria productiva nacional aceptó que en el primer trimestre de este año la producción de la Refinería Francisco I. Madero, es la más baja en todo este siglo y actualmente la refinación representa solo el 21 por ciento del nivel que tuvo hace 10 años, en 2008.

Esto ocurre en un año en que el secretario de Hacienda, José Antonio Meade, advierte que la producción de crudo caerá a niveles históricos.

Según datos oficiales de Pemex, Tamaulipas hasta mayo pasado Tamaulipas era la tercera entidad del país donde los ductos son más vulnerados y se contabilizaron 511 tomas clandestinas descubiertas, contra 831 en Guanajuato y 574 en Puebla.

La Refinería de Ciudad Madero procesó en el primer trimestre del año solamente 32 mil barriles de petróleo crudo diario en promedio, contra 152 mil en promedio que refinó en el primer trimestre de 2008, además se trató casi por completo de crudo pesado.

Los robos de combustible significan pérdidas de ocho millones de pesos diarias en la operación, debido a 6.6 millones de pesos en combustible robado y 1.9 millones en el costo de una vigilancia y 49 mil pesos diarios en acciones de prevención, solamente en los ductos que corren por Tamaulipas.

La Refinería Francisco I. Madero también maneja mínimos en cuanto a la producción de petrolíferos y, luego de producir hasta 62 mil barriles diarios de gasolinas en el primer trimestre del 2012, la producción en el primer trimestre de 2017 fue de menos de 18 mil barriles, menos de la tercera parte.

En este último trimestre la producción de gasolina Magna, ya fue del tipo ecológico conocido como UBA o ultra baja en azufre y de los 17 mil 900 barriles diarios producidos en la Francisco I. Madero, 17 mil 340, o el 96 por ciento fiera UBA.

La producción de diesel alcanzó los 16 mil 600 barriles por día, el 40 por ciento de los 41 mil 500 que producía en 2014, además de que no se produce aun en la refinería de Madero diesel UBA.

Si se suma el volumen producción diaria de la Refinería de Madero al costo de 5.75 pesos antes de impuestos y utilidades de los franquciarios, se habla de una utilidad bruta de 10.3 millones de pesos, por la gasolina Magna y de 5.60 por el diesel, significa que de unos 21 millones de pesos que quedan luego de pagar el costo de producción.

Las cifras significan que actualmente el robo de gasolina le quita el 40 por ciento de las utilidades brutas, por lo que un cálculo somero indicaría que refinerías como la Francisco I. Madero tienen pérdidas de operación y no ganancias, debido al robo de combustible.

MÍNIMOS MÍNIMOS
La Francisco I. Madero es actualmente la que menor producción tiene de las seis refinerías que opera Petróleos Mexicanos con solamente un promedio de 32 mil barriles diarios de crudo procesado, contra 44 mil de Minatitlán, 59 mil de Cadereyta; 69 mil de Salamanca; 89 mil de Tula y 98 mil barriles diario en Salinas Cruz, antes del paro.

En Tamaulipas no solamente cae la producción de la refinería sino también la producción de gas y de petróleo en la entidad tocó en mayo mínimos históricos.

La producción de petróleo dentro de la entidad que llegó a más de 22 mil 400 barriles diarios en febrero de 2014, cayó en abril pasado a solamente ocho mil 560 barriles por día en promedio, apenas el 38 por ciento de su mayor nivel de producción.

La producción de gas natural, hidrocarburo en el que presuntamente Tamaulipas es una potencia, fue de tan solo 485 millones de pies cúbicos por día en abril pasado, luego de llegar a más de mil millones de pies cúbicos por día en abril de 2007, lo que significa una caída de más del 50 por ciento.

En cuanto a la producción de aguas profundas al sur de la frontera marítima con estados Unidos y frente a Matamoros. Aunque la posibilidad de extraer
petróleo en aguas profundas en la zona del Cinturón Plegado Perdido se conocía hace más de una década, fue hasta 2012 cuando la Presidencia de la República hizo el anuncio y dio esperanzas a Tamaulipas de una nueva bonanza petrolera que cinco años después aún no llega.

En total Pemex perforará 30 pozos este año en lo que ahora son dos yacimientos de crudo superligero en aguas profundas, las cuales incluyen continuar la explotación en Trión, en el Cinturón Plegado Perdido donde también se perforó el pozo Nobilis-1, el cual se ubica a 220 kilómetros de la costa de Tamaulipas con un tirante de agua de tres mil metros y una profundidad total de más de seis kilómetros.

Para mejorar la situación el precio del petróleo no parece que crecerá lo suficiente para pagar la caída en la producción y el Secretario de Hacienda; José Antonio Meade Kubireña, declaró que se estimará en 42 pesos el barril para el Presupuesto 2018 y dijo los precios del barril del petróleo y la caída en la producción serán de las principales variables que generen incertidumbre el próximo año.

Según Pemex son dos los yacimientos de crudo con densidad mayor a 40 grados API, en el flanco oriental del campo Maximino, que podría ser productivo entre unos seis a ocho años, peor el proceso que parece largo, inició hace cinco años.

El 28 de agosto de 2012, el presidente Felipe Calderón Hinojosa anunció lo que fue el primer descubrimiento de crudo en aguas profundas del Golfo de México, a unos 60 a 80 kilómetros al oeste de Matamoros, más cercano que los nuevos pozos.

Las cifras de Pemex eran que el pozo Trión-1, que tendría que comenzar a perforarse a dos mil 500 metros bajo el nivel del mar,  podría incrementar  hasta 400 millones de barriles a las reservas 3P (probadas, probables y posibles) del país.

La explotación de los pozos no comenzó a realizarse sino hasta que Pemex tuvo el 5 de diciembre de 2012, un socio que tuviera suficiente tecnología y recursos propios para poder tener la fiabilidad de la explotación y lograr los 11 mil millones de dólares, que se requerirán para que aproximadamente en 2023, el pozo Trión pueda comenzar a producir unos 120 millones de barriles por día. (Expreso.press)

No hay comentarios

Dejar una respuesta