Lozano califica a Anaya de “joven dictador”; renuncia al PAN y da su respaldo a Meade

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- El expriista Javier Lozano Alarcón renunció hoy a 12 años de militancia en el Partido Acción Nacional (PAN), en los que no dejó de cobrar ni una quincena como secretario de Estado y senador, y vuelve a sus orígenes para apoyar al presidenciable priista José Antonio Meade.

La renuncia de Lozano al PAN, hecha pública por él mismo mediante un video y que mereció el desdén de sus impulsores –Felipe Calderón y Rafael Moreno Valle–, se tradujo inmediatamente en su baja del Registro Nacional de Militantes, en el que esta noche ya no aparecía en su listado público.

Lozano Alarcón se acercó al PAN en 2005 para apoyar a Calderón y luego se convirtió en uno de sus consentidos en el sexenio como secretario del Trabajo, y más tarde lo impulsó para que fuera senador, pero quien, hasta las 20:00 horas, había guardado silencio sobre su renuncia a ese partido, lo mismo el exgobernador Moreno Valle.

“Estamos ante la imposición de un joven dictador que, imitando las peores prácticas que tanto criticamos en otros partidos, se replican en el PAN con absoluta candidez e impunidad”, expresó Lozano en el video que difundió a través de sus redes sociales, en el que recordó que la corrupción anidó en ese partido.

“Dejamos de ser distinguibles para confundirnos con otros vulgares políticos. A los mochos les dio por los moches y ninguna investigación llegó a fondo porque salpicaba a todo mundo”, subrayó quien fue vocero del Partido Revolucionario Institucional (PRI) y subsecretario de Gobernación en el sexenio de Ernesto Zedillo.

Aunque no lo dijo en el video, en numerosas entrevistas radiofónicas Lozano ratificó que respaldará a Meade, el candidato presidencial del PRI, que fue dos veces secretario de Estado con Calderón.

“Me voy del PAN, pero no de la política ni del servicio público. Actúo en estricta congruencia con lo que soy y con lo que creo, pues no quiero dejar en manos de demagogos, populistas, irresponsables, tramposos, corruptos, traidores e inexpertos la administración pública”, justificó.

Hace dos meses, el 13 de noviembre, Lozano renunció como coordinador de Cultura del Comité Ejecutivo Nacional del PAN, porque afirmó que se trataba “de una más de las simulaciones de la dirigencia” presidida por Anaya.

“Ya estuvo suave de tanta simulación en la dirigencia nacional del PAN. Aquí mi renuncia al cargo de coordinador de Cultura. Anaya está acabando con el partido”, escribió Lozano en su cuenta de Facebook y anexó una carta enviada al presidente de su partido.

En la misiva, Lozano dijo a Anaya que “desde hace casi dos años que recibí de parte suya dicho nombramiento, no he sido convocado a una sola reunión del CEN ni los temas culturales parecieran ocupar un lugar relevante en la gente de nuestro instituto político (al menos no para ser discutidos al interior del sistema PAN)”.

El 12 de diciembre de 2015, cuando aún estaba vigente el pacto con el exgobernador Rafael Moreno Valle que lo llevó a la presidencia del PAN, Anaya designó a Lozano coordinador de Cultura del CEN, en sustitución de la diputada federal poblana Genoveva Huerta Villegas, quien asumió la Coordinación de Gestión Social.

En su carta de renuncia, Lozano reclama también que, “como una clara expresión de incongruencia y mezquindad, y a pesar de haber solicitado formalmente mi reincorporación a la Comisión de Cultura del Senado de la República –tras la licencia que me fue concedida para trabajar temporalmente en el gobierno de Puebla– la respuesta fue en sentido negativo por parte del coordinador de nuestro grupo parlamentario (eso sí, ofreciéndome a cambio participar en la Comisión de Agricultura y Ganadería)”.

En la carta que envió a Anaya, el senador panista concluye con una cita: “Bien decía Ralph Waldo Emerson que ‘la cultura es una cosa y, el barniz, otra”.

Lozano se va del PAN despreciado hasta por el propio Moreno Valle, quien desistió de ser candidato presidencial, teniendo a aquél como su principal porrista. El exgobernador de Puebla hizo público el domingo su decisión después, dijo, de consultarlo con su equipo y colaboradores.

“Por lo visto, no estoy en su ‘equipo de trabajo y colaboradores’, pues hasta ahora me entero de esta decisión. Ya veremos los saldos de su ‘negociación’”, escribió Javier Lozano, despechado, en su cuenta de Twitter.

No hay comentarios

Dejar una respuesta