CIUDAD DE MÉXICO.- El gobierno de México emprenderá juicios para que los bienes “mal habidos” que sean confiscados a narcotraficantes mexicanos se queden en el país y sean utilizados para ayudar a la gente más pobre, aseguró el presidente Andrés Manuel López Obrador.

La fiscalía del distrito este de Nueva York hizo pública ayer una demanda para incautar ocho propiedades en Guadalajara, Jalisco, que presuntamente pertenecen al narcotraficante mexicano Rafael Caro Quintero, quien las habría comprado con ganancias provenientes del narcotráfico.

Al respecto, esta mañana el primer mandatario aseguró que “en todo lo que signifique cooperación para llevar a cabo procedimientos de confiscación de bienes mal habidos, hay disposición de parte nuestra”. Y recordó que para ello existen convenios de colaboración en materia financiera.

El tabasqueño reiteró que “en todos estos bienes se va a procurar que se queden en México y en todos los casos se van a emprender juicios para que estos bienes no se trasladen o los recursos que significan, el dinero que signifiquen, no se fugue de México, que no se vaya”.

Incluso, comentó que su intención es que dichos bienes se depositen en el llamado Instituto para devolverle al pueblo lo robado “y que se entregue a los mexicanos, en particular, a la gente más pobre”.

No hay comentarios

Dejar una respuesta