Ejemplo para el mundo la mayor Participación Democrática en la India

El primer ministro Narendra Modi se batirá con el candidato Rahul Gandhi por el liderazgo en India, donde 900 millones de personas votarán este miércoles en siete fases

 

A India se la conoce por tres cosas: el Taj Mahal, Mahatma Gandhi y su proceso electoral, el cual es una maravilla todavía sin documentar”, escribió S. Y. Quraishi, ex director de la Comisión Electoral del país. Un ‘prodigio’ que empieza hoy y en el que, durante los próximos dos meses, 900 millones de personas votarán en siete fases para decidir quiénes ocuparán los 543 asientos de la Lok Sabha, la cámara baja del parlamento, de la que saldrá el nuevo primer ministro indio.

Bijnor: Voters show their voter identity cards as they wait in a queue to cast thier votes for Noorpur Assembly bypolls, in Bijnor, on Monday, May 28, 2018. (PTI Photo) (PTI5_28_2018_000073A)

¿Cuánto costarán?
Las elecciones tendrán un coste estimado de 7.000 millones de dólares, según cifras del Centre for Media Studies (CMS), con base en Nueva Delhi. Es decir, casi un 40% más que los comicios de 2014, los cuales costaron alrededor de 5.000 millones. Según la proyección del CMS, “esto equivale a gastarse unos 8 dólares por votante en un país en el que el 60% de la población vive con 3 dólares al día”, según The Economic Times of India. “Serán las elecciones más caras del mundo”, asegura Milan Vaishnav, director del Carnegie Endowment for International Peace.
Candidatos y partidos
A pesar de que la Comisión Electoral ha registrado 2.293 partidos políticos, los dos grandes candidatos son el actual Primer Ministro, Narendra Modi, líder del partido hindú nacionalista Bharatiya Janata Party (BJP), y su principal opositor,Rahul Gandhi, al frente del Partido del Congreso de India y descendiente de la saga política que alumbró y dirigió el país durante décadas. Para ser elegido, el candidato en cuestión necesitará un apoyo mínimo de 272 representantes.
La importancia de las alianzas
Aunque está previsto que los dos grandes partidos se lleven gran parte del arco parlamentario en las últimas elecciones generales Modi consiguió un récord de 282 asientos que, tras pactar con otras formaciones, acabó en 336 / hecho que le valió el puesto de primer ministro), las alianzas políticas serán fundamentales para que el actual líder indio se mantenga en el cargo, después del fracaso del BJP en los comicios de diciembre de 2018. Lo mismo le sucede a su némesis, Rahul Gandhi, el cual necesita contar con el apoyo del Mahagathbandhan, o Frente Federal, una alianza regional de partidos de centro izquierda con 62 asientos, si quiere convertirse en Primer Ministro y seguir la estela de su abuela, Indira Gandhi, la única mujer al frente del país asesinada en 1984, o su bisabuelo, Jawarhlal Nehru, fundador del Estado indio.
 ¿Dónde y cómo se votará?
Para llevar a cabo lo que el premier Modi ha descrito como “el mayor festival de la democracia”, casi mil millones de ciudadanos votarán en más de 1 millón de colegios electorales. El voto se realizará a través de medios tradicionales y máquinas digitales construidas por dos compañías gubernamentales, las cuales cuentan con una capacidad limitada de votantes, hasta 2.000 personas, como medida paraevitar el fraude electoral. Además, para votar hay que presentar una de las 12 posibles formas de identificación junto al carné electoral, cuya obtención y distribución en persona fue realizado por la Comisión Electoral.
¿Qué está en juego?
Estas son unas elecciones cruciales porque India se encuentra en una encrucijada social y económica. Según las últimas predicciones, en breve, se convertirá en el más poblado del mundo con casi 1.400 millones de habitantes, desbancando a su gran vecino del este, China, con quien no puede competir económicamente. Para ello, el próximo parlamento deberá realizar grandes inversiones en las infraestructuras, así como combatir el desempleo. Además, el próximo líder de India deberá lidiar con problemas como la endémica falta de recursos, la pobreza extrema, las eternas divisiones sociales derivadas del sistema de castas y la imparable polución. Por ello, los indios deberán decidir si siguen confiando en la visión nacionalista hindú de Modi, enfrentada a los 200 millones de musulmanes viviendo en el país, o su rival Rahul Gandhi, un candidato que ha sido criado para optar al puesto gracias a su educación privilegiada en extranjero. La elección de uno u otro también será una apuesta por el modelo económico de Modi, conocido como Gujarat por el nombre del estado donde hace una década éste desarrolló una exitosa estrategia económica, la cual fue fundamental para su victoria en las últimas elecciones. O, en el plan económico de Gandhi, cuya gran baza programática es “el asalto definitivo contra la pobreza”, según lo describe el propio candidato, el cual garantizará unos mil dólares al mes para que los dalit, la casta de los más pobres, pueda levantar cabeza, pero que, según sus adversarios, podría llevar al país a la bancarrota.
Medidas de seguridad extraordinarias
El mayor tesoro de la democracia más grande del mundo son sus votos y votantes. Para salvaguardarlos, el ejército y la policía se desplegarán por todo el país para garantizar la seguridad, mientras la comisión electoral ha establecido miles de cámaras de seguridad donde los votos permanecerán encerrados y protegidos hasta que, el 23 de mayo, se lleve a cabo el recuento. En territorios como Jammu y Kashmir, donde el conflicto armado continúa, o en los que hay presencia de grupos terroristas como el ABNES nepalí, los maoístas en Bengala Oeste, o los varios grupos terroristas de inspiración yihadistas como Al Qaeda o el Al-Umar-Mujahideen, entre otros, las medidas de seguridad serán extremas.
Transparencia y recuento
La obsesión por la transparencia de la Comisión Electoral ha llevado a marcar un dedo de todos los votantes con tinta que “puede permanecer hasta tres meses”, según indican, para evitar el gran peligro del voto múltiple. El recuento también está blindado: las papeletas y máquinas digitales serán distribuidas e inspeccionadas por los candidatos o sus representantes en salas de entre 14 y 21 mesas sobre las que se realizará el recuento. Una vez finalizado será anunciado en voz alta. Cada sala repetirá este proceso hasta que todos los delegados estén satisfechos. La Comisión ha indicado que el proceso está diseñado para que se realice en menos de 24 horas. Finalmente, con los resultados registrados, los votos volverán a las cámaras de seguridad durante 45 días, el tiempo establecido para realizar recuentos o resolver disputas.
 Alta participación pese a los obstáculos
A pesar de que es uno de los países con mayor índice de analfabetismo, de la pesadilla logística que supone organizar unos comicios que se extienden desde la cordillera del Himalaya hasta las playas del sur de Kerala, en ciudades superpobladas, selvas, desiertos y cumbres con poblaciones remotas, India cuenta con uno de los mejores porcentajes de participación electoral de todo el mundo. En estos comicios, ayudará que los colegios han sido colocados para que “nadie tenga que viajar más de dos kilómetros para votar”, según la Comisión. Para ello, el organismo cuenta con un presupuesto que incluso incluye “el transporte con elefantes de las máquinas para votar en las zonas de difícil acceso“. Los datos de participación del 2014, un 66.4%, supusieron un recordó para el país. Comparado con el 58% registrado en 2009, lo expertos esperan que, teniendo en cuenta a los 900 millones de censados en los anteriores fueron 830 millones, de los que votaron 540 millones, se espera que la participación se mantenga.

No hay comentarios

Dejar una respuesta